Los niños de una iglesia ven a Jesucristo como Chuck Norris