Éxodo en Bangladés para celebrar el Eid al-Adha, la mayor festividad musulmana