Una pareja estadounidense se casa a 10 metros de profundidad en aguas de Florida