Al morir, deja 120.000 euros a un refugio para que cuide de su mascota y allí lo sacrifican