Martes 13: Los más supersticiosos ni se atreven a salir de sus casas