El pintauñas más caro del mundo cuesta 201.800 euros