En el zoo de Praga están de enhorabuena porque tienen a un nuevo miembro en la familia de los pingüinos