El efusivo abrazo que demuestra que perros y gatos pueden ser amigos