Una aerolínea le hace un guiño al planeta con tazas de café comestibles, con sabor a vainilla