Una aldea de la República de Saja, al norte de Rusia, ha recibido la inesperada visita de un flamenco