Nunca una resaca dio tanto dolor de cabeza: amanece en la calle con el pelo pegado al asfalto