Una ballena, varada en la Playa de la Concha