Una familia de ballenas corta el tráfico marítimo en Barcelona: la guardia Urbana las acompañó a mar abierto