Una boda termina en batalla campal: los invitados inconscientes y la novia a puñetazo limpio