El bolso de las mujeres tiene más bacterias que un retrete