¿Una excusa para llegar tarde a casa? Tener un caimán bajo el coche