Harto de esperar en el coche, un perro llama la atención de su dueño de una forma muy práctica