Un cocodrilo albino del zoo de Carolina del Norte disfruta de momento favorito del día, la hora del baño