Seis manías que a los instructores de yoga les gustaría que no tuvieras