Un esquiador graba con la cámara de su casco cómo el suelo se hunde bajo sus pies