La estación del año en que nacemos marca nuestro carácter