Un estudio muestra cómo los chimpancés son capaces de marcar el ritmo de la música de un piano con sus manos y pies