El expresidente del Parlamento británico, icono de las pistas de baile