¿Efecto vintage o nostalgia de La Guerra de las galaxias?