La insólita mascota de un vecino de Cádiz: Currito, un flamenco al que cuida con mimo