El gato Ryzhik, que perdió las patas por congelación vuelve al veterinario para la revisión de sus prótesis un año después