Un gato sobrevive a un proyectil de ballesta que le había atravesado la cabeza