La gaviota que robó una cámara y se convirtió en artista por casualidad