La increíble captura de un pescador en Lodosa, Navarra: dos metros de siluro