Una influencer rusa a punto de morir por grabar un video para sus redes sociales