Una joven de 19 años se traga el móvil para que su novio no lea los mensajes