La moda de muchos jóvenes rusos: La acrobacia de alto riesgo