Una limusina queda atrapada en una calle de Barcelona ante la atónita mirada de los viandantes