Una lluvia de barro procedente del desierto del Sáhara tiñe de marrón los Pirineos