Las lluvias propician la proliferación de los mosquitos: la solución, murciélagos