Así huye del lugar que acaba de robar: a la pata coja con una pierna colgando