Así será la montaña rusa más alta del mundo