La moto que deja atrás al coche fantástico: se conduce sola