Un georgiano mueve un barco de 200 toneladas con su dedo corazón batiendo todos los récords