La pifia del joven músico lo convierte en héroe nacional por un día