Jóvenes japonesas, como vallas publicitarias