Sobrevive a la deriva más de un año comiendo pajaros y peces crudos