Tiene tres años y es un auténtico genio