La pareja más tierna del zoo de San Diego