Los parques de Nueva York dan la bienvenida a las cabras