Parece de película: entra al mar con bandera roja y no quiere salir a pesar de las advertencias