El perro que evitó que una niña cayera a un lago y se convirtió en su ángel de la guarda