Las personas inteligentes prefieren los gatos y otros ocho rasgos que las delatan