Los seres humanos podrían desarrollar una especie de pico como el del pez globo