¿Podemos predecir el futuro?